En Reino Unido también se castiga al emprendedor precoz

golo

Hay personas que desde bien jovenes vislumbran una oportunidad de negocio a su alrededor y se ponen manos a la obra para poner en práctica su idea para copar ciertos nichos de mercado.

Este es el caso de un joven británico que, a la inocente edad de 15 años, ya ha amasado una pequeña fortuna gracias al contrabando de ‘chuches’ en su colegio.

Aunque suene a coña y mas cuando la mayoría de españoles aquí ganamos el salario mínimo, según se ha publicado en varios diarios ingleses, este joven emprendedor  habría reunido la cantidad nada desdeñable de 20.000 euros gracias a vender chocolatinas, refrescos con azúcar y otras clases de aperitivos.

¿El motivo? En la cafetería de su colegio, el Buile Hill Hish Scholl, en Balford, solo vendían productos que no superan los aditivos reglamentarios, como zumos y bocadillos. Y claro, por todos es sabido que eso de las chuches es pecado mortal para los más pequeños, asi que hecha la ley hecha la trampa.

Pero, como buen visor de negocio, se dio cuenta de que no podría hacer frente a la demanda de sus ventas él solo, por lo que contrató a dos de sus compañeros por seis euros al día.

Todo fue bien hasta que le pillaron. El colegio, por su parte, ha abierto expediente disciplinario al joven, quien ha declarado que el motivo de dicho contrabando era porque quería “ahorrar para ir a  universidades de primer nivel como Oxford o Cambridge y poder ayudar a sus padres con la matrícula”. El coste de estas universidades es de 7500 euros al año.

 

Be the first to comment on "En Reino Unido también se castiga al emprendedor precoz"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*