Presunto acoso laboral en la Embajada de Londres

embajada

embajadaParece ser que en todas las casas se cuecen habas, y la embajada de España desafortunamente no es una excepción.

Una exsecretaria de la Embajada es la demandante. La funcionaria formó parte de la plantilla desde noviembre de 2007 hasta agosto de 2014, cuando fue despedida por razones disciplinarias. Al parecer, y según informan varios medios de prensa escrita, los problemas empezaron cuando Trillo se llevó a su asistente personal, Julieta de Micheo, quien tomó el control de la agenda del embajador sin informar a las secretarias de la Embajada y se produjeron los primeros problemas de coordinación.

La demandante asegura que De Micheo daba instrucciones por correo electrónico a través de su secretaria en Madrid, sin comunicárselo directamente pese a que ambas estaban en la Embajada en Londres. Además, relata varios desencuentros que tuvo tanto con la secretaria personal de Trillo como con el propio embajador por diversas confusiones, que le supusieron severas reprimendas.

Tras estos desencuentros, asegura Hernández, Trillo llegó a decirle que estaba “harto” de ella y le advirtió que estaba por ver si conservaba su puesto de trabajo. Incluso se negó a trabajar con ella alegando que había perdido la confianza. Fue en ese momento cuando la secretaria pidió cambiar de puesto en la delegación diplomática, pero el traslado nunca llegó a producirse y la demandante pasó meses sin que se le asignase ninguna tarea.

Finalmente, cuenta el diario del Grupo Prisa, cogió una baja por depresión y se sometió a tratamiento psicológico. Meses después, la secretaria fue sancionada en varias ocasiones y se le abrió un expediente disciplinario que acabó con su despido.

La demandante considera haber sido objeto de una persecución impulsada por el propio Trillo, por lo que reclama que se le condene junto a la Subsecretaría de Exteriores. Asimismo, reclama la nulidad de su despido y una indemnización de 30.000 euros por los daños sufridos en el proceso.

Además, recuerda El País, en el juicio se investigará el papel que jugaba Julieta de Micheo en la Embajada y si Exteriores estaba al corriente de ello, sobre todo porque es diputada del PP y ocupa el escaño que dejó Trillo en el Congreso cuando fue nombrado embajador.

En conclusión la embajada de Londres es otro ejemplo de enchufismo , a pesar de que para el resto de ciudadanos que pagamos sus sueldos debemos pasar una oposición hasta para hacer su colada, y por una vez un periodico del grupo Prisa no es tan benevolente como creíamos.

 

Be the first to comment on "Presunto acoso laboral en la Embajada de Londres"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*